Este blog siempre existió

Este blog siempre existió. Estuvo sobre la tierra rojiza de aquel repecho interminable, se fraguó en aquella trepidante bajada, lo palpamos en el jadeo incoercible de nuestra respiración y se hizo patente al alzar nuestra mirada y admirar la belleza sublime de la naturaleza. Este blog es emoción, es sentimiento. Es éxtasis e impotencia, angustia y paciencia, euforia y obstinación, belleza y pasión. Cada pedalada es una palabra, cada senda una anécdota, cada ruta una leyenda. Este blog es una muestra del color que tiñe nuestras vidas, una historia inenviudable de bicicletas y amistad.