Este blog siempre existió

Este blog siempre existió. Estuvo sobre la tierra rojiza de aquel repecho interminable, se fraguó en aquella trepidante bajada, lo palpamos en el jadeo incoercible de nuestra respiración y se hizo patente al alzar nuestra mirada y admirar la belleza sublime de la naturaleza. Este blog es emoción, es sentimiento. Es éxtasis e impotencia, angustia y paciencia, euforia y obstinación, belleza y pasión. Cada pedalada es una palabra, cada senda una anécdota, cada ruta una leyenda. Este blog es una muestra del color que tiñe nuestras vidas, una historia inenviudable de bicicletas y amistad.

Esta entrada fue publicada en Pedaleando / Pedaling y etiquetada , por montilleta. Guarda enlace permanente.
montilleta

Acerca de montilleta

Mi primera bicicleta fue una Rabasa, roja, de ruedas gordas y blancas y con ruedines. Pronto quise deshacerme de aquellos ruedines, quería imitar a mi hermano con su Torrot y trataba de pedalear sin tener que apoyarme en ellos. El día esperado llegó y fue el primero que recuerdo con una nitidez deslumbrante a lomos de una bici, buscando el equilibrio por la calle Isla de Chipre, en la playa de Oliva, bajo la atenta mirada de mis padres y hermano. Tenía 4 años. Desde entonces, la bicicleta y el ciclismo me han acompañado siempre. A los 13 años tuve mi primera bici de carreras, una Stelvio de segunda mano que me permitió emular, en las Sierras de Gallinera y Mustalla, las grandes gestas de aquellos ciclistas legendarios que captaban toda mi atención: Kelly, Hermans, Perico, Induráin, Cubino, Abdoujaparov... Luego vino la universidad y la bici pasó a desempeñar un papel funcional, ayudándome a salvar la distancia que existía entre Benimaclet y la Politécnica de un modo ajustado a mi economía. Luego llegué a Madrid, llegó la BTT y llegó una pasión renovada. Hoy en día voy a trabajar en bici, disfruto como un enano los fines de semana y comparto día a día mi gran pasión con los Buffalos Bikers, esos locos de la biela que ya formamos una gran familia.

2 pensamientos en “Este blog siempre existió

  1. Estoy muy emocionado -como padre de la criatura- por los textos que he leído de “montilleta” y que despiertan las ganas de visitar los lugares que describe. Sin duda, hay que ir!!!. Iremos, a no tardar mucho para vivir esas sensaciones especiales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *